Un buen alumbramiento…

La Beata Juana de Aza soñó que daba a luz un perrito con una antorcha encendida en su boca y acudió a Santo Domingo de Silos pidiendo un buen alumbramiento. Este niño, hijo de los Guzmanes de Caleruega, al fundar los Dominicos fue la verdadera antorcha que, con su predicación, regeneró la fe en el mundo.

Menú
¿Eres mayor de edad? Confirma si tienes al menos 18 años.